Instalación de placas solares en invernaderos

La instalación de placas solares en invernaderos está siendo todo un éxito. Son muchas las ventajas que conlleva disponer de una instalación fotovoltaica en este tipo de recintos. A continuación, te lo contamos todo.

Invernaderos fotovoltaicos

La instalación de placas solares en invernaderos tiene las siguientes ventajas:

  • Producción: los cultivos que crecen bajo paneles solares pueden llegar a ser mucho más óptimos que un cultivo tradicional. Plantar diferentes variedades bajo las células fotovoltaicas y en los alrededores hace que se cree un microclima que ahorra en agua.
  • Luz óptima: habitualmente los invernaderos se encuentran lejos de las ciudades, por lo que el sol incide de forma directa sin que haya edificios altos que puedan dar sombra. Por ello, la rentabilidad de una instalación de paneles solares puede ser altamente rentable en estas circunstancias.
  • Sistema removible: colocar unas placas que puedan movilizarse ayuda a mejorar la orientación e inclinación dependiendo del tipo de cultivo, clima y temporada.
  • Producción continua: el rendimiento de las placas ayuda a que los cultivos crezcan durante todo el año. Por eso, se puede conseguir una energía limpia y sostenible 365 días al año.
  • Automatización: gracias a la domótica que puede implementarse en una instalación de placas solares en invernaderos, se puede automatizar el trabajo y mejorar el rendimiento de los cultivos.
  • Ahorro de costes: al instalar un sistema fotovoltaico podrás ahorrar en gastos de luz, agua y otros servicios energéticos que sean necesarios para la supervivencia de los cultivos.
  • Compatibilidad: se pueden instalar sensores que permitan saber la temperatura y humedad para ventilar o movilizar las placas en caso de ser necesario.
  • Optimización de los cultivos: para un vivero en el que haya pimientos, fresas, limones, tomates, etc. Una instalación fotovoltaica puede mejorar el crecimiento. Como demostró un estudio, un 80% de las plantaciones bajo paneles solares en invernaderos no se vieron afectadas y un 20% crecieron mejor que en un invernadero convencional.

Contacta con nosotros

Beneficios de una instalación fotovoltaica

Aparte de mejorar los sistemas de cultivo, una instalación de placas solares en invernaderos también es una opción ecológica para cuidar el planeta.

La energía solar es una fuente natural, por lo que no es contaminante. Su disponibilidad es prácticamente infinita, no como en el caso de combustibles fósiles. También tienen un mantenimiento asequible para todos los bolsillos, ya que están realizadas para que apenas tengan incidencias.

Se produce el llamado autoconsumo, la energía producida se consume en el mismo lugar donde se está produciendo. De esta manera estamos evitando que haya transportes que lleven la energía de un sitio a otro, motivando más la no contaminación.

Reducción de costes en la factura de la electricidad, ya que se puede abaratar debido a la generación de energía. Incluso llegando a ser gratuita.

La disponibilidad en cualquier parte, ya que da igual que sea un lugar aislado, este tipo de energía llega a los lugares más insólitos. La vida útil de los paneles es de aproximadamente 25 años, por lo que durante ese tiempo dispondremos de energía limpia sin preocuparnos por nada.

Tecnología silenciosa, no genera ruidos estridentes como la energía nuclear o el carbón, ayudando así a mejorar la contaminación acústica.

Si estás pensando en pasarte a las instalaciones de placas solares, en Elon te ayudamos con todo el proceso y resolvemos todas tus dudas.