energías renovables

Desde hace miles de siglos venimos empleando en el día a día de la humanidad combustibles fósiles como el carbón, el petróleo y el gas natural, el propano o el butano. Pero estos recursos son limitados y con ellos contaminamos el medio ambiente. ¿Son entonces las energías renovables una alternativa viable a su uso?

Durante este artículo vamos a dar respuesta a estas preguntas sobre los sistemas de energía renovable y los combustibles fósiles.

Combustibles fósiles

Los combustibles fósiles emiten grandes cantidades de dióxido de carbono a la atmósfera durante el proceso de combustión. Son la principal causa del calentamiento global y provocan graves daños al medio ambiente. El calentamiento global es nuestro gran enemigo, principalmente el futuro enemigo de la vida en la tierra. Además, su uso no es muy cómodo (como puede ser el uso de gas butano). Si bien es cierto que el propano posee un uso más cómodo gracias a los depósitos o el gas propano canalizado, lo cierto es que siguen siendo un tipo de combustibles fósiles con un uso más incómodo a nivel doméstico.

Hoy en día, todavía utilizamos combustibles fósiles como principal fuente de energía. Aproximadamente el 86% de la producción de energía mundial proviene de combustibles fósiles.

Se estima que los combustibles fósiles se extinguirán en unos 200 años, aunque es difícil estimar la fecha real de su consumo.

Muchos científicos creen que el descubrimiento y la explotación de nuevos depósitos de hidrocarburos siguen la tendencia que se muestra en la figura siguiente, llamada Teoría del pico de Hubbert, que es una teoría sobre la tasa de agotamiento a largo plazo del petróleo y otros combustibles fósiles.

Ventajas de las energías renovables sobre los combustibles fósiles
Curva de Hubbert

La teoría de Hubbert sugiere que la producción mundial de petróleo alcanzará su punto máximo con la tasa de crecimiento y luego disminuirá rápidamente. Asimismo, señaló que el factor limitante para la extracción de petróleo es la energía requerida para la extracción, no su costo económico. Es decir, cuando es necesario consumir energía equivalente a uno o más barriles de petróleo para obtener el mismo barril, la producción deja de ser rentable y se abandonan los campos relacionados.

¿Qué alternativas hay entonces?

Los sistemas de energía renovable, la solución

La energía renovable es un recurso natural inagotable, como el viento o el sol. Por tanto, respetan más el medio ambiente. A diferencia de los combustibles fósiles, no contaminan y son la alternativa más limpia para su uso. No producen gases de efecto invernadero.

La energía fotovoltaica es una fuente de energía que utiliza la radiación solar para generar electricidad. Los sistemas de energía solar fotovoltaica convierten la radiación solar directamente en energía eléctrica en forma de corriente continua. La radiación solar es captada por dispositivos semiconductores llamados células fotovoltaicas, que tienen la característica de absorber fotones y emitir electrones. Cuando se conducen estos electrones libres, obtienen una corriente eléctrica. Por tanto, la energía fotovoltaica es un tipo de energía renovable porque proviene de la energía inagotable, el sol. Este también es un recurso limpio, sostenible y gratuito.

La energía eólica se obtiene del viento. Es uno de los recursos más antiguos jamás utilizados por la humanidad. A través de la energía eólica, intentamos convertir la energía generada por las palas del aerogenerador en energía eléctrica, y el aerogenerador convierte la energía cinética del viento en energía mecánica. Es un recurso inagotable que no contamina y favorece el desarrollo sostenible.

Otras fuentes de energía, como la biomasa, el biogás y la energía solar térmica, y los pequeños sistemas de energía hidroeléctrica, también componen la lista de fuentes de energía renovable.

Si bien es cierto que a nivel doméstico aún no hay muchas opciones renovables, los sistemas fotovoltaicos llegan a permitir el autoconsumo por lo que podríamos ser totalmente independientes del consumo de los combustibles fósiles como el propano o el butano.

Solicita más información